Inicio :: Así es Delta Amacuro

Así es Delta Amacuro

E-mail Imprimir PDF

El Delta del Orinoco es el segundo delta del continente, en orden de amplitud, después del delta del Río Amazonas, ocupa una superficie de aproximadamente 25.000 Km2. El río tiene una longitud de 20km y se divide en 40 canales principales que transportan sus aguas hacia el Atlántico. Turisticamente Delta Amacuro ofrece un sin numero de atractivos que solo existen en esta parte del mundo. Hay una buena infraestructura a nivel de campamentos organizados, que ofrecen lo necesario para que uno se adentre sin problemas y cómodamente en esta tierra aun virgen.

Es una región fascinante con una flora y una fauna única. Su centro mas poblado es Tucupita, lo demás es selva y agua. Tiene unos 300 caños y ríos conocidos, formando caminos de agua que se entrecruzan como un laberinto. En esta tierra habitan los indios waraos, la segunda población indígena más grande de Venezuela.
 
El Estado Delta Amacuro está dividido en cuatro Municipios: Municipio Tucupita, Capital del Estado, Municipio Pedernales, Municipio Antonio Díaz y Municipio Casacoima. Cuenta con una población de 84.664 habitantes; la mayor parte de sus pobladores son Waraos.

Origen
 
Desde tiempos muy antiguos se introdujeron en el Bajo Orinoco grupos humanos provenientes de la vertiente oriental de los Andes Peruanos, conocidos como la tradición Kotoch o Chavin. Ellos aportaron a los primeros pobladores conocimientos de alfarería -de la cual se guardan reminiscencias formales y técnicas de nuestra cerámica prehispánica- y horticultura. Las comunidades que pertenecieron a esta cultura, conocida como tradición Barrancas, alcanzaron un importante desarrollo económico y social a partir de los excedentes agrícolas producidos por el cultivo vegetativo de la yuca amarga. Entre el primero y segundo milenio de nuestra era, las culturas del Orinoco se expandieron hacia la costa nororiental, gran parte del litoral central y las Antillas Menores.
 
La historia reciente de este pueblo la hicieron la Etnia Warao, según tradición oral de los indios Warao, llegaron al Delta como refugiados de otras tribus más guerreras que los obligaron a internarse en estos desiertos acuáticos, aún continúan siendo parte importante de los habitantes de este Estado, inmersos en su propia cultura y adoptando del continuo cambio ambiental aquello que le reporte mayor utilidad a su economía. Originalmente fueron pescadores, cazadores y recolectores, posteriormente pasaron a ser agricultores con la introducción del ocumo chino desde la isla de Trinidad y de Guyana.
 
Aunque Cristóbal Colón fue el primero en vislumbrar la "Tierra de Gracia" en 1498, no surcó su río ni conoció su Delta; es Alonso de Ojeda, en 1499 quien reconoció la desembocadura del gran río. Vicente Yañez Pinzón en 1500 descubrió el Delta y Diego de Ordaz comendador de la orden de Santiago, capitán de Hernán Cortés, en 1532 remontó el Orinoco hasta la confluencia con el río Meta.
 
La primera Misión se fundó en 1682. El Padre Gumilla, Jesuita, es quien escribe la primera descripción de la cultura Warao en 1791. Durante el siglo XVIII varios gobernantes, tanto españoles como ingleses (de Trinidad) intentaron pacificar a los Warao e inducirle a establecerse en poblaciones lo cual produjo como resultado que muchos emigraran a Surinam.
 
El asentamiento de grupos no Warao comienza a partir de 1848 cuando Julián Flores, Juan Millán, Tomás Rodríguez, Regino Suiva y otros fundan el poblado Cuarenta y Ocho que es antecesor de la actual Tucupita. Luego siguieron llegando agricultores y comerciantes procedentes en su mayoría de la isla de Margarita y de los estados Sucre y Monagas.
 
Los orígenes del Delta Amacuro como unidad político - administrativa se remontan a finales del siglo pasado, cuando por decreto presidencial de Antonio Guzmán Blanco se crea ésta como entidad el 27 de febrero de 1884, con el espacio geográfico correspondiente al Departamento Zea del Estado Guayana, siendo su capital la población de Pedernales.
 
Cuando se creó el Territorio Federal Delta Amacuro, tenía una superficie de 63.667 km2, teniendo en la actualidad 40.200 km2. La diferencia entre estas dos superficies la perdió el Delta Amacuro con motivo del Laudo Arbitral de París firmado el 3 de Octubre de 1899, por medio del cual le fueron arrebatados 23.467 km2 de su territorio por la Guayana Inglesa.
 
En 1887, la capital se trasladó a Tucupita, cambiándose el nombre de la entidad a Territorio Federal Delta. El 21 de Octubre de 1893, la entidad empezó a formar parte del estado Bolívar. Sin embargo, la entidad vuelve a recuperar su autonomía el 26 de Abril de 1901, con el nombre de Territorio Federal Delta Amacuro con los Distritos de Barima y Tucupita y se eligió como su capital a San José de Amacuro, jerarquía que mantuvo hasta el 16 de Mayo de 1905 cuando Tucupita recuperó el grado de capital.
 
En 1925 los misioneros Capuchinos del Caroní, -cuya Misión en ese momento incluía el Territorio Delta Amacuro- fundaron la primera de las actuales misiones, La Divina Pastora de Araguaimujo, en la margen derecha del caño Araguaimujo, cerca del caño Aragua, en el medio del Delta. A partir de 1932, otros misioneros fundaron nuevas misiones en San José de Tucupita, San Francisco de Guayo, Nabasanuka y Ajotejana. En 1940 se promulga la Ley Orgánica del Territorio Federal Delta Amacuro, que lo dividió en los departamentos Tucupita, Pedernales y Antonio Díaz.
 
Según Gaceta Oficial del 3 de Agosto de 1991 se promulga la Ley Especial que le da al Territorio la calidad de Estado, con la misma división político - territorial anterior, hasta que el 25 de Enero de 1995, la Asamblea Legislativa del Estado dictó su segunda Ley de División Político Territorial, con los 4 municipios actuales; además anexa al estado los caseríos Nuevo Mundo, Platanal, El Triunfo y el Triunfito, antes bajo la jurisdicción del Estado Bolívar.
 
El nombre de Delta Amacuro proviene del río Amacuro, de corto curso, el cual afluye por el sur a la Boca Grande o de Navíos, del río Orinoco, en su desembocadura en el océano Atlántico.
 
“Estamos hablando de un delta, el “Delta del río Orinoco”, 40.200 kilómetros cuadrados de agua, manglares, palmas, barrancos, caseríos, gentes y silencios selváticos apenas rotos, durante el día por el cantar de los pájaros más exóticos que la memoria pueda recordar; y también durante el día, o en las noches profundas, por el unísono grito de los araguatos y del jaguar”. Humberto Mata.
 
“Desde la entrada misma de la Tierra de Gracia fluye un río. Las aguas de las altas montañas andinas, de los vastos llanos, de la selva densa corren a él hasta convertirlo en un mar dulce que por un laberinto de caños vierte sus aguas leonadas en el océano. Por mucho tiempo se le va a conocer como el Uyapari, nombre que daban los indios al más robusto de sus caños. Los Tamanaco lo llamaron Orinoco, que quiere decir “Serpiente Enroscada”. Isaac J. Pardo. Uyapari llamaban los indios al caño que luego llamaron Manamo. 
 
Porcentaje del Territorio Estadal
 
Tiene una superficie de 40.200 Km2, ocupando un 4,60 % del territorio nacional, (es el octavo Estado con mayor superficie del país).
 
Población
 
84.564 hab (1990)  114.390 hab (1995).
 
La densidad demográfica del Delta oscila entre 120 y 150.000 habitantes, concentrándose mayormente en la Capital del Estado (Municipio Tucupita) dado que es el Municipio donde se concentran los servicios públicos.

Economía
 
La economía del estado está dominada por la pesca y recientemente, por la actividad agropecuaria, especialmente la explotación de ganado de carne. 
 
En Tucupita, su capital, funciona una refinería petrolera. 
 
La actividad turística se encuentra por debajo de su potencialidad, pues las dificultades ocasionadas por la geografía del territorio no han sido subsanadas.
 
La industria doméstica de los Warao incluye la fabricación de cera con las cuales iluminan las casas.
 
Otra actividad es la extracción del aceite de las semillas del tártago, de propiedades curativas. Preparan el aceite de sasafrás, que también tiene cualidades medicinales; así como el de seje, una palmera cuyo aceite no sólo tiene propiedades curativas, sino que es tan bueno como el aceite de oliva para freír alimentos.
 
La economía se basa en el cultivo de plátanos, yuca, maíz, arroz, caraotas y cacao combinado con la pesca y la ganadería. 
 
También se extrae petróleo procesado en la refinería de Tucupita y existen yacimientos de bauxita. La escasa red vial existente convierte a los ríos en verdaderos caminos de agua.